…y la tierra floreció, una vez más.

Dejó ver sus detalles más vulnerables y hermosos. Cualquiera se habría enamorado de aquella flor, pero yo decidí cuidarla, sabía que sería efímera, y que su intensidad no sería para siempre. Luego lo pensé bien, ¿A caso algo lo es?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s